SECCIÓN IX. OFICIOS Y EXHORTOS

ARTÍCULO 93º.- Cuando una diligencia hubiere de ejecutarse fuera del lugar del juicio podrá cometerse a la autoridad judicial que corresponda, por medio de oficio o exhorto; sin perjuicio de la facultad de trasladarse el juez o tribunal a cualquier lugar de su jurisdicción y practicarla por sí mismo.
La comisión de diligencias fuera de la provincia será siempre hecha a jueces de igual grado.

ARTÍCULO 94º.- Los exhortos u oficios se remitirán por Correos o se entregarán a la parte a cuya solicitud se hubieran librado dejándose recibo en el expediente. En este último caso se le fijará un término al que los retire para presentarlos al juzgado comisionado, bajo pena de caducidad por no hacerlo en el plazo fijado, si se tratare de diligencias de prueba.
En casos urgentes podrán expedirse o anticiparse telegráficamente.
En todos los supuestos, se dejará copia fiel en el expediente de cualquier oficio u exhorto que se libre.

ARTÍCULO 95º.- Los exhortos deben contener:
1°) El nombre del juez que los expide, con expresión de su jurisdicción.
2°) El de las partes interesadas.
3°) La designación del asunto.
4°) La expresión de las circunstancias que justifiquen prima facie la competencia del juez exhortante.
5°) La designación precisa de la diligencia cuyo cumplimiento se solicita.
6°) La firma del juez.

ARTÍCULO 96º.- Los exhortos procedentes de la Provincia serán diligenciados inmediatamente de presentarse y sin formalidad alguna. Los exhortos procedentes de otro lugar de la República se cumplirán con citación fiscal.
Los exhortos procedentes del extranjero serán mandados cumplir por la sala en turno de la circunscripción en que hayan de diligenciarse, después de oír al ministerio fiscal.

ARTÍCULO 97º.- Cuando el juez exhortado demorase el exhorto o se negare a cumplirlo, el exhortante reiterará su petición, y si fuere necesario pondrá el caso en conocimiento de la respectiva sala para que ordene el despacho si el exhortado fuere un juez de la Provincia, o haga las gestiones conducentes a ello si no lo fuere.

ARTÍCULO 98º.- El juez exhortado podrá comisionar el despacho del exhorto a un juez que le esté subordinado cuando la diligencia deba practicarse fuera del lugar donde detiene su asiento el juzgado.

ARTÍCULO 99º.- Si la diligencia debiera practicarse fuera de la jurisdicción del juez exhortado pero dentro de la Provincia, éste enviará el exhorto al juez a quien debió remitirse; pero los oficios, notas y cualquier despacho que no hayan de ser ejecutados por los jueces de primera o segunda instancia serán enviados directamente a los jueces de paz, funcionarios y empleados respectivos, cualquiera sea la circunscripción a que ellos pertenezcan.

ARTÍCULO 100º.- Si el exhorto procediese de la Provincia y debiera cumplirse en la misma no será lícito hacer gestión alguna ante el juez exhortado para que no se lleve a efecto, a no ser que dicho juez se encontrase conociendo de la causa que motiva el exhorto, en cuyo caso se procederá en la forma establecida por el artículo 8.

ARTÍCULO 101º.- Cuando los exhortos procedieren de fuera de la Provincia podrá pedirse por parte interesada que no se les dé cumplimiento o que se les retenga si hubieren sido diligenciados.
La oposición a la que se refiere este artículo sólo podrá fundarse en que se invade la jurisdicción de la Provincia. Si tal motivo se sustentare en la competencia de un juez de la Provincia para conocer del proceso, será necesario el entablamiento de la respectiva inhibitoria ante el juez exhortado, caso de entenderse que éste es el competente, o el certificado de haberla deducido, supuesto que la competencia perteneciere a otro.
El artículo será sustanciado, con vista al Ministerio Fiscal y al interesado, si estuviere apersonado a los autos. De alegarse hechos pertinentes, se dará un período probatorio de 6 días; vencido el cual se dictará resolución dentro de 5 la que será apelable.
Si hubiere peligro en la demora, el exhorto se diligenciará sin perjuicio de la oposición.

ARTÍCULO 102º.- Si en los exhortos recibidos de otras jurisdicciones se indicare una persona encargada para gestionar el diligenciamiento que reuniera las condiciones requeridas por la Ley Orgánica, tendrá personería para solicitar del juez exhortado las medidas conducentes a tal objeto.
La persona designada para el diligenciamiento podrá substituir la comisión en otra que invista las condiciones de ley.

ARTÍCULO 103º.- Cuando por exhortos se soliciten certificados o informes de gravámenes o el levantamientos de éstos sobre inmuebles situados en la Provincia, el juez no lo devolverá diligenciado sin notificar previamente, por cédula, al acreedor o acreedores a cuyo favor consten los gravámenes.
Esta notificación se hará citándolos a secretaría para enterarlos de lo actuado, dejándose la debida constancia.
Si el acreedor no tuviera su domicilio en el asiento del juzgado, el juez dispondrá que el actuario le dirija carta certificada con breve relación de lo actuado. Si se ignorase el domicilio, esa carta se remitirá al escribano que redactó la escritura o, en su caso, al profesional que solicitó el embargo respectivo.
Estás disposiciones se harán extensivas a los casos en que se ordenaren embargos o inhibiciones, después de cumplimentados.
El juez exhortado deberá practicar regulación de los honorarios correspondientes a los profesionales que hubieren intervenido en el exhorto.

ARTÍCULO 104º.- El juez no devolverá ningún exhorto diligenciado hasta tanto se hayan satisfechos todas las costas y gastos que se hubieran originado, salvo conformidad del interesado o interesados o que se actúe con beneficio de pobreza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario